Si no controlas los tragos, las pasiones y el desenfreno, lo que se supone que sea una fiesta de alegría y diversión en pareja puede terminar en un verdadero drama, lleno de complicaciones. La clave para salir airosos y difrutar de esta celebración es la responsabilidad y el respeto.
Toda fiesta, más aún la carnavalera, que se extiende por varios días, puede dar lugar al inicio de problemas de pareja, sobre todo si hablamos de infidelidad.
Esto se debe a que gran cantidad de personas consume bebidas alcohólicas y ya no razona, además de que activan la libido y transforman su conducta habitual.
Por eso, es mejor conversar con la pareja antes de asistir a cualquier reunión festiva para dejar en claro qué cosas o actitudes son las que les molestan en ocasiones como éstas.
El diálogo y la confianza son aspectos que deben trabajarse de forma permanente en la relación de pareja si se quiere potenciar el crecimiento personal, la madurez afectiva, alimentar la autoestima y propiciar una vida psicólogica sana.