La propagación del coronavirus en Artigas también afecta y de manera dramática a las prostitutas y servicios de acompañantes, debido a que las medidas gubernamentales prevén que los burdeles deben cerrar.
Aurora Barboza, integrante del equipo de la Departamental de Salud, explicó, que ellos llevan el control junto con la policía para que los prostíbulos del departamento permanezcan cerrados.
A pesar de esto, hace pocos días uno de ellos reabrió sus puertas, al enterarse la departamental de salud dió cuenta a la policía, que llegó al lugar para solicitar que cierren nuevamente sus puertas.